miércoles, 18 de abril de 2012

Crítica del libro: "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

Novela narrada desde distintos puntos de vista, con distintos narradores desde la visión de los propios personajes, pero todos tienen en común el tema de la libertad, libertad entendida según las condiciones particulares de estos mismos personajes. También como tema central la carga del destino dentro de la propia vida de los personajes y la importancia que éste tiene dentro de las relaciones humanas resumida en la frase de la propia obra: «la grandeza del hombre consiste en que carga con su destino».
Novela con marcado carácter psicológico, ya que no hay apenas descripciones exteriores y cuyo tema central está situado en el interior de los personajes: en sus pensamientos y en sus sentimientos.
Después de leer la biografía del escritor, se puede comprobar, como éste, incluye muchos de sus rasgos en los propios personajes, principalmente en su visión del mundo. Buscando continuamente la raíz de la naturaleza humana de sus personajes.
Importante la comparación entra libertad y la levedad del ser, de ahí el título de la novela, donde muestra que la existencia del hombre está supeditada a la levedad de la misma, se puede encon-trar el resumen en la frase del autor: «su libertad es tan ilimitada como impotente».
La novela está dividida en capítulos, donde marca las escenas y podemos encontrar la fuerza narrativa que nos guía en la lectura: «cada instante representa un pequeño universo», y también «quiero que los capítulos sean, cada uno, un pequeño todo en sí».
También es importante el pensamiento de que la vida se vive por primera vez y la imposibilidad de corrección o de basar nuestras elecciones en la experiencia.
Importancia de la propia metaliteratura que el autor añade a la novela y de la forma de realizar la misma: «sería estúpido que el autor tratase de convencer al lector de que sus personajes están realmente vivos. No nacieron del cuerpo de sus madres, sino de una o dos frases sugerentes o de una situación básica» o «como dije ya, los personajes no nacen como los seres humanos del cuerpo de su madre, sino de una situación, una frase, una metáfora en la que está depositada, como dentro de una nuez, una posibilidad humana fundamental que el autor cree que nadie ha descu-bierto aún o sobre la que nadie ha dicho aún nada especial. ¿Acaso no es cierto que el autor no puede hablar más que de sí mismo?».
También detalla de la crítica a la literatura actual: « [...] la cultura sucumbe bajo el volumen de la producción, la avalancha de letras, la locura de la cantidad», donde se crítica la ambición de una cultura que desaparece en el volumen, en el mercado, en la abundancia y en la propia vanidad producida por el consumo: «la infinita vanidad de los discursos y las palabras, la vanidad de la cultura, la vanidad del arte».
Se podría resumir la propia actitud del autor en referencia a su obra con: «una novela no es una confesión del autor, sino una investigación sobre lo que es la vida humana dentro de la trampa en que se ha convertido el mundo».
Un libro para recuperar el placer de la lectura, ya que la forma que utiliza en la narración te lleva siempre a la página siguiente. Un autor que si no se ha descubierto todavía hay que buscar el momento y si se conocía debemos entrar de nuevo en su mundo. Novela ideal para disfrutar de la lectura, sumergirse en sus páginas y en el mundo del autor. Un descubrimiento muy agradecido y muy importante para nuestra biblioteca personal.